El viceministro de Turismo, Julián Guerrero, dijo que se aplazaron las obligaciones parafiscales del primer semestre para el segundo.

 A la turista francesa le hurtaron 100 mil pesos, el pasaporte y las tarjetas de crédito.

Las calles del centro histórico y las playas de Cartagena de Indias están desiertas, como las habitaciones de los hoteles, los bares y los restaurantes, una situación sin precedentes en esta ciudad caribeña, meca del turismo colombiano, por la pandemia del coronavirus.

En las playas, usualmente atiborradas de turistas y de vendedores, hoy se ven más pájaros que personas, mientras que en el centro histórico y en el turístico barrio de Getsemaní el silencio es sepulcral, sin cartageneros ni turistas, por la cuarentena en vigor desde finales del mes pasado.